Twitter Facebook Youtube

Carlos Rivera jugó con mis sentimiento

Hola a todos de nuevo, me da gusto saber que les gustó la última columna que escribí sobre el disco de Carlos Rivera “Yo Creo” ya que fue un excelente regalo, y pues que creen? tuve la dicha y el privilegio de verlo en el Coliseo Yucatán, y les contaré un poco como fue y que es lo que sentí.

El pasado viernes 21 de Octubre pintaba para ser perfecto, siempre he dicho que las cosas pasan por algo. Yo trabajo para 180 Grados como reportera y mi jefa como sabe que me fascina Carlos Rivera me mando a cubrir el concierto  junto con otro compañero que también es fan de Carlos Rivera, pero como siempre me pasa, cuando un concierto me gusta me tengo que enfermar y esta vez me dio gripe y temperatura, pero no me importo con 38 grados de calentura me fui, pero eso si antes de salir me tome mi medicamento.

Llegando al Coliseo Yucatán la calentura ya había bajado y ya me sentía mejor. Ya listos para entrar como prensa recibo una llamada y era mi mejor amiga Mariana (La deben de conocer por que igual ha escrito algunas cosas para 180 Grados) le contesto y lo primero que escucho es que está enojada (que raro) pero las palabras mágicas fueron  “Me dejaron mal, tengo un boleto para zona oro ya estoy en coliseo, entras conmigo” y yo con cara de ahora que hago!!!! Pues le dije que si, mi compañero y yo entramos como prensa, realice mi trabajo como debe de ser y salí corriendo para ir donde estaba Mariana y aquí es donde empieza la mejor parte.

Entre al área donde estaba Mariana y lo primero que veo es que estoy a 8 filas de distancia de Carlos!!!! La emoción no cabía en mí porque era el primer concierto que pasaba con mi mejor amiga y más que a las dos nos gusta el artista. Mis emociones estaban al tope cuando interpretó mi canción favorita “Que Lo Nuestro Se Quede Nuestro” al fin podía verlo a unos metros de distancia y escuchar su melodiosa voz, en ese momento la piel se me hizo chinita, y las lágrimas brotaban, no sabía lo que pasaba en mi, solo me concentré en disfrutar y vivir el momento.

Después de unas cuantas canciones llegadoras, no sé en qué momento Carlos cambio el ritmo de su concierto y me puso a bailar tanto que disfrute “Días de lluvia”. ¿No les ha pasado que cuando llegan a un punto de emoción esa emoción tiene que salir? Pues así me paso no sabía cómo sacar la emoción pero cuando escuche “Si te vas” explotó esa sensación y llegué al límite de la felicidad, ya en ese punto comienzo a escuchar los primero acordes de “Fascinación” y el recinto vibró de la emoción del público, fue algo genial e increíble!!!.

Al concluir el concierto no sabía qué hacer, no asimilaba lo que había vivido, y aquí entre nos… son las 12:10 de la tarde del día sábado, en que estoy escribiendo todo esto y tan solo recordarlo grito de emoción y no me la creo, al fin pude ver a mi artista favorito.. Esto lo que me está pasando es muy raro en mi porque no me gusta ir a lo concierto y nunca un artista me provocaba tantas cosas, la verdad Carlos Rivera, Jimmy Cruz, El grupo Matisse y el dueto Madison son los únicos cantantes que me fascinan.

Sin duda siempre voy a recordar esta noche, dos cosas que vivirán en mi corazón son 1: La primera vez que veo a Carlos Rivera y 2: El primer concierto que disfruto con mi mejor amiga.

Por: Brenda Luna – 180 Grados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ChatClick here to chat!+